Algunas plantas de efecto astringente pueden ayudar a calmar el dolor, reducir la inflamación o cortar el sangrado. Éstas son algunas de las más útiles:

Zarzamora

Se hierven 100 gramos de hojas de zarzamora en un litro de agua, y se dejan en ebullición diez minutos, a fuego lento. Se filtra, se empapa un paño y se aplica sobre la zona. Si se prefiere, también puede hacerse un baño de asiento.

Basta calentar algo más de agua, dejarse enfriar y añadirse al agua del bidé. La duración del baño puede oscilar entre 15 y 30 minutos.

Llantén

El llantén regenera las venas hemorroidales dañadas y corta el sangrado. Se puede hacer una decocción o bien escaldar unas pocas hojas y aplicarlas directamente sobre la zona, dejando actuar una o dos horas, razón por la que es recomendable hacer la aplicación al acostarse.

Este remedio resulta tan útil como las pomadas de uso tópico que se venden en farmacias.

Hamamelis

Corta la hemorragia y alivia la picazón. Se empapa un algodón o gasa, y se aplica sobre la hemorroide. Puede dejarse puesto durante bastante tiempo.

¿Has probado y te ha funcionado? En ese caso compártelo para que más personas interesadas puedan verlo! 🙂