Es el alimento principal de la época invernal, que aporta al organismo todos los nutrientes que necesita para fortalecer el sistema inmune y evitar, de este modo, el contagio de las diferentes enfermedades respiratorias. Exquisitas recetas para la familia.

Las sopas se componen principalmente de agua, sin embargo, sus propiedades nutritivas dependen de los alimentos con los cuales se elaboran. En este sentido, no es lo mismo utilizar exclusivamente verdura, carne o pescado que combinar los tres ingredientes.

Cabe aclarar que las sopas de sobre y las caseras presentan propiedades similares. No obstante, la principal diferencia es que las primeras, por someterse a un proceso de deshidratación, pierden la mayoría de los nutrientes, mientras que las caseras los poseen en su totalidad.

Ventajas de consumir sopa

Existen varios motivos por los cuales la sopa se considera un plato ideal para toda la familia:

  • Su consumo reduce la ingesta de otros alimentos. Es decir, tomar sopa antes de comer genera saciedad y reduce el apetito.
  • Disminuye la densidad energética de la dieta. Al presentar un alto contenido de agua y muy pocos alimentos sólidos, tiene una densidad calórica baja, es decir, es un recurso sano y natural para incorporar en las dietas de adelgazamiento.
  • Dado que el principal ingrediente es el agua, se trata de un alimento que beneficia y favorece la correcta hidratación del organismo.
  • Gracias a los ingredientes con los cuales se preparan, las sopas aportan una destacada cantidad de vitaminas y minerales, nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Son fáciles de digerir. Dado que los alimentos se calientan a altas temperaturas, se ablandan y digieren más fácilmente.
  • El proceso culinario que se requiere para su elaboración es muy seguro, por lo tanto, las sopas son garantía de seguridad e higiene. Los microorganismos más comunes presentes en carnes, aves o vegetales crudos se destruyen debido a que estos alimentos y el agua empleada en la cocción se someten a temperaturas elevadas.
  • Favorece un estilo de alimentación saludable. Es decir, la sopa demanda que su consumo se realice sentado en la mesa.
  • Son rápidas, fáciles de preparar y económicas.
  • Las sopas no sólo se consumen en invierno; existen las sopas frías, ideales para hidratarse en verano.
  • Se recomienda su consumo para personas de todas las edades, pero especialmente para aquellas mayores, porque ayudan a alcanzar parte de las recomendaciones nutricionales diarias, incluso no demandan masticación. También resulta apropiada para los deportistas: después de entrenar, la sopa les permite recuperar agua y minerales.
  • Es un plato absolutamente versátil, que combina fácilmente con otros alimentos. Para que aporte mayor cantidad de proteínas, puede prepararse con queso, huevo o legumbres.

Las mejores sopas para tu cuerpo

A continuación encontrarás las mejores sopas para que te sientas genial además de comer super rico y caliente.

Sopa de pollo

La llegada del invierno junto con el cambio de estación y el mal tiempo tienden a debilitar las defensas del organismo lo cual puede afectar el estado de salud. En este sentido, la sopa de pollo se postula como un plato que aporta interesantes virtudes medicinales y terapéuticas contra las afecciones invernales porque alivia la congestión y alivia gripes y resfriados. Otros de sus beneficios son:

  • Es rica fuente de proteínas.
  • El pollo es uno de los alimentos recomendados por los especialistas para evitar el colesterol LDL (malo) y por ende prevenir la salud del sistema cardiovascular.
  • Es un plato indicado para quienes deben recuperarse de enfermedades graves.
  • Es una solución nutritiva para adelgazar.

Para disfrutar de sus sanos beneficios, se aconseja preparar la siguiente receta:

Ingredientes: un pollo, agua (cantidad necesaria), seis zanahorias, tres tallos de apio, una cebolla, un nabo, cuatro ramas de eneldo, sal y pimienta a gusto.

Colocar agua en una cacerola y añadir sal. Incorporar el nabo cortado en cubos, las zanahorias cortadas en rodajas, las ramas de eneldo, el apio cortado, la cebolla picada y el pollo cortado en trozos. Cocinar durante dos horas aproximadamente. Retirar el pollo; sacarle los huesos y desmenuzarlo con las manos. Colocar nuevamente en la cacerola, continuar la cocción unos minutos más, condimentar y servir caliente.

Sopa de calabaza

Ingredientes: dos calabazas, una zanahoria, un puerro, un apio, una cucharada de sal gruesa, un litro de agua, sal gruesa y 50 grs. de queso parmesano rallado.

Cortar la zanahoria, el puerro y el apio en rodajas, y colocar las verduras en una olla. Cubrir con agua, agregar sal gruesa y hervir hasta obtener un caldo. Por otro lado, pelar, quitar las semillas y cortar las calabazas en rodajas. Se debe de colar el caldo y añadir la calabaza. Cocinar a fuego bajo hasta que estén tiernas. Retirar las rodajas y colocarlas en la licuadora junto con un poco de caldo. Licuar hasta obtener la consistencia deseada. Salpimentar y echar queso parmesano. Si se desea una sopa menos espesa, incorporar más caldo.

Sopa de tomate

Ingredientes: 50 grs. de mantequilla, una cebolla, dos kilos de tomates maduros, una cucharada de extracto de tomate, una cucharadita de azúcar, cuatro cucharadas de harina, medio litro de leche, un litro y medio de caldo de verdura, una taza de pan tostado cortado en cubos, sal y pimienta

Sofreir la cebolla picadita con mantequilla y añadir el tomate . Cocinar durante cinco minutos; agregar el extracto de tomate, el azúcar, la harina y revolver. Agregar la leche y el caldo. Salpimentar, mezclar bien y cocinar a fuego lento durante 10 minutos revolviendo con cuchara de madera permanentemente. Pasar la preparación por un tamiz. Servir bien caliente.

Esperamos que puedas poner en práctica estas recetas y que si te ha gustado el artículo lo compartas en tu red social favorita!!