Proceden de semillas, frutos u otras partes de las plantas, y se emplean, desde hace siglos, como tratamiento de belleza para el cuerpo y el cutis. Cada uno presenta determinadas características acorde a las diferentes necesidades.

Aceites vegetales para el cuidado de la piel

Aceite de almendras

Es un aceite rico en vitaminas A y E, proteínas, sales minerales y ácidos grasos, con propiedades emolientes y antiinflamatorias. Se emplea para realizar masajes corporales, gracias a su textura suave y ligera que combina muy bien con cualquier aceite esencial; es apto para todo tipo de piel, incluidas las delicadas o aquellas con dermatitis, grietas o quemaduras.

Además, es muy adecuado para problemas de irritación y alergia, dado que produce efectos calmantes; previene y repara estrías y arrugas; es óptimo para aplicar en pieles muy sensibles, como la de los bebés; contribuye a mejorar la regeneración celular; combate la flacidez y proporciona elasticidad.

Aceite de coco

Posee ácidos grasos mirístico y láurico que proporcionan tonicidad, protección, suavidad y juventud a la piel, incluso su uso previene las arrugas y las primeras marcas del paso del tiempo.

Presenta propiedades tonificantes, regenerativas y calmantes, además de ser antibacteriano, anti-hongo y antioxidante. También suaviza, limpia e hidrata la piel.

Aceite de germen de trigo

Se extrae directamente del trigo y es muy rico en minerales, oligoelementos, vitaminas y amino√°cidos esenciales. El germen de trigo es uno de los m√°s antioxidantes y nutritivos, y por lo tanto el m√°s indicado para pieles castigadas o maduras.

Ingrediente esencial en la cosm√©tica anti-age, da muy buenos resultados para el tratamiento de las arrugas al brindar elasticidad y nutrici√≥n.

Aceite de caléndula

La caléndula es una planta extraordinaria y su aceite es uno de los más utilizados en la cosmética especializada en pieles infantiles, delicadas o con problemas.

Se emplea para tratar todo tipo de dermatitis, eccemas, psoriasis, quemaduras, irritaciones alérgicas, picaduras y várices. Incluso se aconseja para el tratamiento de las manchas en la piel producidas por el sol o la edad.

Aceite de palta

Es un aceite muy completo en vitaminas (A, B, C, D, E) cuya función principal es actuar contra el envejecimiento cutáneo al reestructurar la dermis. Además, es ideal para reparar la piel agrietada, reseca o descamada, aporta elasticidad y es muy nutritivo.

Repara las imperfecciones producidas por el sol, y su alto contenido de vitaminas le confiere propiedades cosméticas, notorias como nutritivo, dermo-protector, reparador y emoliente.

Aceite de avellanas

Es un poderoso aliado para que la piel recupere su tono, aspecto y elasticidad. Conocido por sus propiedades hidratantes y protectoras, es ideal para tratar las pieles grasas, dado que equilibra la producci√≥n de sebo. Incluso protege de los da√Īinos efectos de los rayos UV, previene la deshidrataci√≥n y repara los tejidos.

Aceite de sésamo

Muy rico en √°cidos grasos esenciales, imprescindibles para el cuidado de los tejidos cut√°neos. Revitaliza la piel y se aconseja para los tratamientos contra la flacidez, gracias a su efecto tensor.

Se utiliza como ingrediente de cremas solares y pomadas, dado que previene el resecamiento de la piel, y también posee la propiedad de filtrar los rayos ultravioletas, e incluso favorece el bronceado natural.

Por otra parte, aporta beneficios para disminuir las ojeras, el enrojecimiento cut√°neo y otras irritaciones.

¬ŅTe ha gustado? ¬°Comp√°rtelo!