Sabemos que puede ser muy frustrante que una dieta no funcione. Por eso, hoy no te traemos nada relacionado con “la dieta que todos deberían hacer” o “mira los milagros que hace esta dieta”. Para nada.

Hoy venimos a explicarte los 7 hábitos que debes seguir para poder conseguir los resultados de una dieta. Para perder peso solo necesitas cambiar tus costumbres. Te contamos cuáles en este artículo.

Hábitos beneficiosos para adelgazar sin dieta

Si sigues los consejos de esta lista verás como los cambios en tu cuerpo se notarán de una forma rápida y eficaz. Te sentirás muchísimo más motivado y si los implantas en tu vida a partir de hoy siempre te sentirás en forma y siendo tu mejor versión. ¡Atento!

1. Come menos de lo que gastas.

Lo más importante para perder peso es alcanzar un balance calórico negativo. Es decir, que consumas menos calorías que las que gastas a diario. Es la única manera de que tu organismo eche mano de tus reservas grasas para abastecerse de la energía necesaria. Lo primero que quemarás son los hidratos de carbono y después las grasas.

2. Aliméntate de manera equilibrada.

Basa tu dieta en alimentos de origen vegetal, cómo verdura y cereales, y consume con moderación carnes, grasas y azúcares. Pero no recortes muchas calorías, pues eso hará que tu organismo reduzca sus funciones al mínimo y límite el gasto. A la larga, las restricciones alimentarias severas acaban provocando efecto rebote.

3. Apúntate a las 5 raciones de fruta y verdura.

Proporcionan minerales y vitaminas y su fibra es imprescindible para favorecer la digestión, evitar el estreñimiento y proporcionar sensación de saciedad, lo que ayuda a perder peso. La fruta es mejor tomarla entera que no en zumos, aunque sean naturales y caseros.

4. Evita los hidratos de carbono simples.

Apuesta por alimentos integrales, ya que su alto contenido de fibra y minerales favorece la digestión y la saciedad. Por otro lado, evitan los picos de insulina, lo que se traduce en una mayor quema de grasa. Entre los alimentos con hidratos de carbono complejos destacan los copos de avena, arroz integral y patatas. Entre los simples, el azúcar de mesa y toda la repostería.

5. Consume grasas con moderación.

Por cada 9 calorías por gramo, las grasas te proporcionan más del doble de energía que los hidratos y las proteínas, que solo tienen 4 calorías por gramo. Pero determinadas grasas son esenciales, como los ácidos grasos poliinsaturados, que no produce tu organismo.

En cuanto a las grasas hidrogenadas y trans, aumentan el riesgo de sobrepeso y colesterol. Alimentos con grasas sanas: pescado azul, aguacate y aceite de oliva; entre las malas, mantequilla, bollería industrial, precocinados…

6. Toma suficientes proteínas.

Una alimentación rica en proteínas aporta saciedad, lo que favorece la pérdida de peso. Y contrarresta la pérdida de masa muscular, lo que ayuda adelgazar, pues a mayor masa muscular, más calorías quemas. Las proteínas animales tienen un valor biológico más alto que las vegetales, pero tienen más grasa y colesterol.

Por eso son preferibles las de vegetales, que pueden aumentar su valor biológico combinándolas: Por ejemplo, arroz y lentejas. Entre las proteínas animales de alto valor biológico están atún, carnes magras y requesón; entre las de origen vegetal destacan la soja, lentejas rojas y quinoa.

7. Bebe bastante líquido.

El agua es imprescindible para la absorción de nutrientes y el metabolismo. El proceso de quema de grasa requiere agua para su funcionamiento. Bebé al día de 1,5 a 2 litros de agua o infusiones sin azúcar. Evitar refrescos azucarados y alcohol.

Si el artículo te ha servido de ayuda y te ha gustado compártelo con tus amigos en tu red social favorita. ¡¡¡Te estaremos muy agradecidos!!! 😊