Los alimentos naturales tienen poderes sorprendentes para mantener el sistema de defensas del cuerpo humano en condiciones óptimas. Sin embargo, la comercialización masiva de medicamentos químicos a nivel internacional hace que muchas veces nos olvidemos de las medicinas milagrosas que tenemos en nuestra propia cocina- En este artículo te decimos cuáles son los mejores alimentos para tus defensas.

Alimentos que ayudarán a tu sistema inmune

A continuación te proporcionaremos una listas de los mejores alimentos para poder hacer que tu sistema inmune sea muy fuerte y poder prevenir muchísimas enfermedades:

1. Repollo

El repollo encabeza la lista de alimentos que permiten activar el sistema inmunológico, que quizás sea el miembro más versátil entre los vegetales que pertenecen a la familia de las crucíferas, la cual también incluye la coliflor, los repollos de Bruselas, el brócoli y el nabo.

Las crucíferas constituyen un grupo de vegetales ricos en indol, una sustancia química que se ha comprobado que combate el cáncer y que es capaz de neutralizar los elementos carcinógenos que llegan al organismo. Especialistas en cáncer y sus investigaciones creen que comer repollo al menos una vez en semana puede reducir hasta en la mitad las posibilidades de tener cáncer de colon.

Durante siglos el repollo se ha utilizado como un bactericida natural y agente para combatir los virus. Actualmente se recomienda para aliviar los síntomas de las úlceras estomacales. Se puede comer crudo o cocinado. Considere que el repollo colorado tiene el mismo valor nutritivo que el blanco, y que, si desea resaltar su tonalidad característica, puede agregarle vinagre o zumo de arándanos.

2. Aceite de linaza

El aceite de linaza es uno de los productos recomendados por el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos para prevenir y combatir el desarrollo de las tumoraciones cancerosas, y en Europa (especialmente en Alemania) se ha usado desde hace cincuenta años para tratar el cáncer y otras enfermedades degenerativas del cuerpo humano.

Actualmente se está investigando cómo es que el aceite de linaza activa el sistema inmunológico y el papel que desempeña en la mineralización de los huesos y el metabolismo del colesterol

El aceite de linaza es la fuente más rica de los ácidos grasos omega-3 y omega-6.

Los ácidos grasos esenciales constituyen la materia prima natural de las prostaglandinas, que a su vez son las sustancias similares a las hormonas que controlan el sistema cardiovascular, el sistema reproductor, y el sistema nervioso central.

La mayoría de los médicos recomiendan tomar 1 ó 2 cucharadas diarias de aceite de linaza como suplemento para activar el sistema inmunológico. Es importante tomar en consideración que la efectividad del aceite de linaza puede ser afectada por el calor, el aire, y la luz.

3. Champiñones orientales

Los hongos shiitake y maitake se encuentran en los establecimientos donde se venden productos orientales, así como en aquellos especializados en los productos naturales.

El hongo Shiitake 

Se ha utilizado en Asia durante cientos de años, por sus propiedades para mejorar y equilibrar el sistema inmunológico.

Es particularmente efectivo en casos de enfermedades del sistema inmunológico (como el SIDA y el síndrome de la fatiga crónica), condiciones sobe las cuales actúa como un agente estabilizador potente, que mejora la capacidad del organismo para curarse a sí mismo.

Los estudios también indican que los shiitake tienen propiedades que prolongan la vida de las personas que ya padecen del cáncer de colon, de mama, o de estómago. 

Entre otras características de los hongos shiitake: se sabe que mejoran la capacidad del organismo para luchar contra las infecciones (debido a un elemento que incluyen llamado lentinán) y que ayuda a prevenir las enfermedades del corazón, porque disminuye los niveles de colesterol en la sangre.

Algunos especialistas en Medicina Natural recomiendan remojar los hongos de shiitake en agua (durante la noche), y después cocinarlos (como si fuera una sopa), para beberla en ayunas. Es un remedio efectivo para eliminar todas las toxinas del cuerpo.

El hongos maitake (Grifola frondosa):

Es rico en proteínas, vitamina B1 y B2, vitamina C, vitamina D, niacina, calcio, hierro, magnesio, fósforo, y otros minerales.

Estudios que se han realizado en china demuestran que los remedios que contengan este hongo pueden ser un medicamento muy efectivo para distintos tipos de cáncer como pueden ser el de estómago, el de hígado, el de pulmón y la leucemia.

También los hongos maitake ayudan a controlar la presión arterial (y mantenerla dentro de límites normales) en las personas que sufren de hipertensión. 

Igualmente, contribuyen a equilibrar los niveles de glucosa en los diabéticos y, además, con el consumo continuado, llegan a mantener esos niveles bajo control. Previene la destrucción de las células inmunológicas T en los pacientes que sufren SIDA. La dosis recomendada oscila entre 3 y 7 gramos diarios.

4. Soja

Las propiedades benéficas de la soja han sido conocidas por los orientales desde hace muchos siglos, porque por tradición, es uno de los alimentos más utilizados en la preparación de todas sus comidas. No es de extrañar, pues, que los asiáticos no muestren la misma elevada incidencia de cáncer y de enfermedades cardiovasculares que se registra en el mundo occidental. ¿Por qué?

La soja tiene numerosos elementos fitoquímicos (sustancias de las plantas), uno de los cuales, llamado isoflavones, presenta propiedades ligeramente parecidas al estrógeno, comprobándose que reduce los riesgos a desarrollar el cáncer de mama y de próstata. Los isoflavones actúan inhibiendo las enzimas, y, por lo tanto, reducen el crecimiento de las células cancerosas.

La proteina de la soja hace que el colesterol sea más bajo en sangre, haciendo que sea más difícil padecer un accidente cardiovascular.

La gran ventaja de este elemento que activa el sistema inmunológico de una forma tan efectiva es que basta una ración diaria de soja (tofu u otro derivado), para que el organismo quede protegido de diversas enfermedades.

5. Yogur

La posibilidad de incrementar los años de vida tomando yogur se les atribuye a las bacterias beneficiosas (probióticas) que contiene este producto derivado de la leche. Cuando los intestinos carecen de elementos probióticos (como acidófilos, por ejemplo), el terreno está preparado para alojar una enorme cantidad de bacterias y parásitos que pueden producir diferentes enfermedades. En otras palabras:

Si los intestinos presentan una colonia abundante de bacterias beneficiosas, estas desalojan a los micro-organismos patógenos, que son los que causan las enfermedades.

Si, por el contrario, en los intestinos abundan las bacterias y parásitos indeseables, el sistema inmunológico empieza a defenderse contra estos microorganismos dañinos y se crea una reacción autoinmunológica peligrosa, cuyo resultado es que el organismo también ataque a los tejidos sanos.

6. Vegetales

Hoy se sabe que las verduras con muchas hojas -especialmente como la espinaca, la acelga, y las hojas del trigo y de la cebada, así como todos los vegetales de color verde intenso- son potentes activadores del sistema inmunológico en el ser humano.

La espinaca y la acelga, por ejemplo, se encuentran entre las verduras más ricas en ácido fólico, reconocido como la sustancia nutritiva que protege contra los defectos de nacimiento, además de que incluye propiedades efectivas para estimular todas las funciones inmunológicas.

Los alimentos que son de color verde contienen clorofila y betacaroteno en exceso, por lo que son muy buenos para combatir el cáncer.

Los vegetales son, además, estupendas fuentes de minerales (como el potasio, el magnesio, y las vitaminas del complejo B).

La lechuga (en sus diferentes variedades) constituye una excelente fuente de vitamina C, que, además, tiene la ventaja de que su contenido calórico es moderado.

7. Apio

Uno de los activadores más efectivos del sistema inmunológico es el apio, debido al alto contenido de sodio orgánico que presenta. El sodio orgánico:

Actúa como un mineral defensor de primera línea, porque ayuda a la formación de ácido clorhídrico, el cual contribuye a destruir las bacterias y parásitos que pueden afectar la función inmunológica y volver al organismo vulnerable de las enfermedades.

El sodio natural propicia, también, un medio adecuado para que la flora intestinal se multiplique y se desarrolle.

Igualmente es esencial para activar todos los procesos digestivos, les proporciona elasticidad a los tejidos, y elimina los ácidos irritantes de desecho que producen los dolores artríticos.

Ingerir apio, ya sea crudo o cocinado, es una forma deliciosa de proporcionarle al cuerpo la dosis de sodio que el organismo requiere para funcionar adecuadamente. La sopa de crema de apio, fría o caliente, es una fuente excelente de sodio orgánico.

8. Frutas cítricas

Diferentes estudios científicos realizados con naranjas y pomelos (considerados los frutos cítricos por excelencia) revelan que las frutas cítricas en general, contienen una peptina que resulta muy efectiva en la lucha contra el desarrollo de las tumoraciones cancerosas, especialmente el cáncer de páncreas.

El cáncer pancreático es un tipo de tumoración maligna sumamente agresiva, para el cual la medicina convencional no ha desarrollado aún formas de controlarlo. Sin embargo, todas las investigaciones realizadas hasta el presente demuestran que el consumo de frutos cítricos retarda su desarrollo.

Asimismo, la gran cantidad de vitamina C en estas frutas también constituye un arma poderosísima en la lucha contra los virus.

La peptina es fácil en las tiendas naturistas, pero la mejor forma de obtener sus beneficios es directamente de la fruta. Considere que, si bien todos los pomelos son ricos en vitamina C, las variedades rosadas y rojas tienen también un contenido elevado en vitamina A, la cual, el pomelo blanco no la presenta en los mismos niveles.

9. Regaliz o palo dulce

Además de ser delicioso, el regaliz (también conocido como palo dulce) tiene propiedades curativas formidables, que benefician considerablemente la salud del ser humano:

Es un arma poderosa contra el cáncer, ya que retarda la mutación de las células. Ofrece una protección especial al hígado. Contiene un elemento químico (glicirrizina) con efectos anti-inflamatorios efectivos, que alivia el reuma y también combate las bacterias.

En cuanto a los virus, se considera que el regaliz constituye una posibilidad en la lucha contra el SIDA (por sus muchas propiedades antivirales). Como el palo dulce sube la presión arterial, las personas que padecen hipertensión no deben tomarlo. También es efectivo para aliviar los síntomas del catarro común: beba un preparado con menta y regaliz.

¡¡Esperamos que este artículo te haya gustado y si ha sido así lo compartas en tus redes sociales favoritas!! 🙂

Puntúa el artículo