Sumergidas en el caos que obliga a muchas personas a viajar incómodas en los medios de transporte, y una vez en sus puestos de trabajo, a permanecer sentadas durante horas, la caminata se postula como una saludable forma para gozar de buena salud.

Diversas estadísticas señalan que en el mundo, el sedentarismo ha aumentado en los últimos años, y sostienen que la inactividad ha sido fomentada por el uso de los diversos medios de transporte, de escaleras mecánicas y ascensores, el entretenimiento virtual y los aparatos electrónicos, entre otros.

Cabe destacar que la falta de ejercicio físico conlleva serias consecuencias, como: sobrepeso y obesidad, debilitamiento óseo, cansancio inmediato ante cualquier actividad que requiera esfuerzo físico (subir escaleras, caminar, levantar objetos o correr), riesgo de afecciones cardiovasculares, hipertensión y colesterol, problemas de espalda que generan dolores frecuentes, propensión a desgarros musculares y mayor estrés.

Los profesionales aconsejan caminar como una alternativa sencilla, al alcance de todos y muy buena para la salud que nos sirve para hacer frente a las posibles epidemias que se den en la época donde vivimos.

Cómo caminar de una forma correcta

Quienes presentan unos kilos de más y desean recuperar su peso, la mejor solución es caminar, una simple actividad que permitirá gozar de un cuerpo sano. No obstante, como todo ejercicio, debe hacerse de una determinada forma para obtener los resultados deseados.

  • Empezar poco a poco. En primer lugar, se precisa fuerza de voluntad para dedicar a este ejercicio al menos 30 minutos diarios.
  • Rutina. Para obtener excelentes resultados, se recomienda caminar diariamente para que el organismo se acostumbre y lentamente se fortalezcan las zonas que participan de la caminata.
  • Calentamiento. Para evitar lesiones y molestias posteriores, se aconseja realizar ejercicios de estiramiento antes y después de caminar.
  • Buen ritmo. Se sugiere comenzar con naturalidad y progresar cada día para alcanzar un buen ritmo (sin llegar a correr). La idea es caminar rápido; las caminatas “mirando escaparates” no cuentan.

Las ventajas de caminar más importantes

  1. Fortalece el corazón. Reduce las probabilidades de complicaciones cardiovasculares.
  2. Previene la diabetes tipo 2. Principalmente en personas obesas o con antecedentes familiares de diabetes, e incluso es una herramienta importante para el tratamiento, porque mejora la respuesta a la insulina, hormona que controla el metabolismo y el nivel de azúcar en sangre.
  3. Mejora la resistencia cardiorrespiratoria. Con esta actividad, los pulmones se tornan más sanos y fuertes, capaces de resistir mejor cualquier infección viral o bacteriana.
  4. Caminar a paso firme durante más de una hora al día reduce el riesgo de desarrollar cáncer de colon. Ello se debe a que las caminatas agilizan la digestión y evitan la acumulación de alimentos que no han sido totalmente digeridos.
  5. Ayudaría a paliar los síntomas que genera la fibromialgia, condición crónica que incluye dolor, fatiga y confusión mental.
  6. Actividad aliada de los huesos, dado que otorga mayor densidad ósea. Incluso la movilidad articular favorece el metabolismo óseo al incrementar el calcio y evitar la atrofia muscular, además de prevenir la osteoporosis.
  7. Previene el sobrepeso y la obesidad, y evita la celulitis.
  8. Disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre.
  9. Caminar reduce el riesgo de ataque cerebrovascular (ACV).
  10. Ayuda a combatir el cáncer de mama.
  11. Previene la demencia.
  12. Optimiza el metabolismo muscular.
  13. Caminar adecuadamente alivia los dolores de espalda.
  14. Fortalece músculos, articulaciones y ligamentos, además de tonificar piernas, glúteos y abdominales.
  15. Alivia los dolores de piernas, especialmente en aquellas personas que permanecen demasiado tiempo sentadas.
  16. Es una actividad ideal para el cerebro. La función cognitiva mejora con una caminata diaria; resulta ideal para las personas de tercera edad para disminuir las probabilidades de demencia senil.
  17. Beneficia el estado de ánimo y alivia o previene la depresión y la ansiedad, lo cual, en consecuencia, reduce el estrés. Incluso optimiza la concentración, la atención y, por lo tanto, la productividad en el trabajo y la vida personal.
  18. Caminar en un parque o plaza es ideal para respirar aire fresco, renovarse y oxigenar el organismo.
  19. Mejora la actividad sexual.

Consejos para el caminante

Si bien caminar es un hábito muy saludable, es necesario hacerlo correctamente. En este sentido, se aconseja evitar encorvarse, mantener firme el abdomen, conservar una postura recta y relajada con los hombros hacia atrás, los brazos sueltos a los lados, y la mirada siempre al frente.

  • Reemplazar el coche o los medios de transporte por una caminata. Si la distancia a recorrer es larga, se aconseja bajar dos o tres estaciones antes de llegar a destino.
  • Caminar con el calzado adecuado. Si la idea es, por ejemplo, caminar rumbo al trabajo, conviene hacerlo con zapatillas y luego cambiarlas por los zapatos.
  • Hacerlo en compañía, lo convierte es una actividad muy grata y especial.
  • Realizar cada día un recorrido diferente.
  • Beber abundante líquido antes, durante y después de la caminata.
  • Convertir a la caminata en una prioridad, y cumplirla
Puntúa el artículo