La próstata es una glándula masculina del tamaño de una nuez situada debajo de la vejiga urinaria. Suele traer algunos problemas de salud, la mayoría de las veces menores, con el paso del tiempo. Uno de los más comunes es la hiperplasia benigna de próstata.

Hiperplasia benigna de próstata (HBP)

La hiperplasia benigna de próstata es el crecimiento benigno de la glándula prostática. La HBP es el proceso clínico que provoca la mayoría de los síntomas urinarios en el varón adulto. Es un proceso que se correlaciona con la edad del paciente.

Aproximadamente el 75% de los hombres con 80 años padecerán alguna manifestación clínica debida al crecimiento de la próstata. Y la posibilidad de que necesiten una intervención quirúrgica es del 29%.


La HBP provoca una obstrucción a nivel de la uretra, es decir, a nivel del conducto de la orina. Dicha obstrucción determina una dificultad creciente para vaciar la orina que se encuentra almacenada en la vejiga urinaria. Los síntomas que puede presentar el paciente son muy variados.

Generalmente, el paciente aprecia un aumento en el número de micciones que debe realizar a lo largo del día. Puede tener dificultad creciente para iniciar la micción, el chorro de la orina será más fino y menos potente, pudiendo ser la micción escalonada.

También, puede percibirse una sensación de vaciado incompleto de la orina. En casos extremos, puede haber imposibilidad para realizar la micción, precisando el paciente una actuación médica inmediata.

Síntomas 

  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Flujo débil al orinar
  • Goteo al terminar de orinar
  • Sensación de no haber vaciado la vejiga por completo
  • Necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche
  • Malestar profundo en la parte baja del abdomen
  • Incontinencia de urgencia

Tratamientos convencionales 

Los pacientes pueden beneficiarse de un tratamiento médico cuando la obstrucción en la vía urinaria es leve o moderada. El tratamiento médico puede realizarse con diversos productos farmacéuticos.

Estos incluyen productos obtenidos a partir de plantas (fitoterapia), productos que actúan sobre la inervación de la glándula prostática (Alfa bloqueantes) y fármacos que bloquean los mecanismos enzimáticos que controlan el crecimiento de la glándula prostática (Inhibidores de la 5-Alfa-reductasa).

Cuando el tratamiento médico no es eficaz  o la repercusión clínica de la HBP es importante, se considera el tratamiento quirúrgico que incluye diversas alternativas.

Medicamentos

  • Sabal serrulata: es uno de los más importantes medicamentos en la hiperplasia de próstata en los ancianos. Pérdida de líquido prostático.
  • Digitalis: es uno de los más importantes medicamentos de la hiperplasia de próstata.
  • Conium: se utiliza para hiperplasia e induración de la próstata, con sensación de peso en el periné.
  • Medorrhinum: es popular para tratar la prostatitis.
  • Pulsatilla: es útil para la micción interrumpida en la hiperplasia de próstata.
  • Selenium: se emplea para hiperplasia de la próstata en ancianos y prurito en el escroto.
  • Thuya: también se utiliza para la hiperplasia de próstata.
  • Staphisagria: hiperplasia de próstata en ancianos, prostatitis y dolor prostático.
  • Kali Bichromicum: para las punzadas en la próstata.
  • Fabiana imbricata: para la prostatitis y la hiperplasia de próstata.
  • Ferrum picricum: para el dolor en la uretra, micciones frecuentes de noche, ardor en el cuello de la vejiga y pene.

Si te parece interesante este contenido compártelo en Facebook!