Esta semilla es fuente natural de ácidos grasos omega 3 y 6, antioxidantes y fibra dietética. Su consumo es ideal para controlar los niveles de colesterol y presión arterial, prevenir enfermedades cardiovasculares, mejorar la actividad cerebral, incluso para adelgazar.

La chía (salvia hispánica) es una planta mexicana de la familia de las lamiáceas, herbácea, anual, que alcanza el metro y medio de altura. Su semilla fue utilizada por los integrantes de las culturas azteca, inca y maya durante siglos; el término deriva del vocablo azteca “chian” que significa aceitoso, descripción acertada de la principal característica de esta semilla.

En su composición de destacan: ácidos grasos omega 3 y 6, antioxidantes, proteínas, aminoácidos, minerales (fósforo, calcio, magnesio, hierro y selenio), vitaminas (A, complejo B, E) y fibra (soluble e insoluble)

Un buen consumo

La dosis recomendada para un adulto es de dos a tres cucharaditas diarias. En relación a su consumo, puede hacerse de varias formas: como semillas enteras (luego de dejarlas en remojo durante 30 minutos) o molidas; incluso pueden consumirse en frío como aderezo para ensaladas, en zumos naturales o con leche, yogur o nata.

Gracias a que carecen de olor y sabor, facilitan su consumo para gente de todas las edades. Con respecto a su conservación, tienen la particularidad de estar cubiertas por un gel antioxidante lo que permite almacenarlas por años, sin sufrir deterioro en su composición.

Asimismo, también existe la harina de chía, con un elevado contenido de antioxidantes, que se utiliza en pequeñas cantidades para enriquecer diversas preparaciones culinarias, y el aceite de chía de primera presión en frío.

Algunos remedios populares son:

  • Dejar en remojo un puñado de semillas de chía durante una hora. Posteriormente, en una licuadora, colocar el jugo de un limón, 100 ml. de agua y las semillas remojadas. Colar la preparación y beber diariamente para mantener niveles estables de colesterol.
  • Quienes padecen diabetes, pueden incorporar semillas de chía en las ensaladas.
  • En una licuadora colocar una rodaja de piña (sin cáscara), el jugo de un pomelo, 100 ml. de agua y un puñado de semillas de chía (previamente remojadas). Colar y beber este zumo diariamente, como complemento para adelgazar.
  • Para prevenir el estreñimiento, en 250 ml. de agua colocar un puñado de semillas machacadas. Batir y beber en ayunas.

Semillas para la vida

Los ácidos grasos esenciales(AGE) son un grupo de ácidos grasos que el organismo no puede producir y que deben incorporar a través de los alimentos o complementos. Se diferencian de los no esenciales (ácidos grasos saturados y monoinsaturados) en que estos últimos se pueden obtener a partir de otros nutrientes.

Los AGE previenen enfermedades cardiovasculares, normalizan la tensión arterial elevada, mantienen la flexibilidad de las membranas celulares, reducen el nivel de colesterol, protegen el corazón y mejoran la salud del sistema nervioso e inmunológico, entre otras.

Las semillas de chía presentan el mayor porcentaje de AGE al tener el 82% de sus lípidos con dicha característica. En este sentido, el ácido alfa-linolénico (omega 3) representa el 62% y el linoleico (omega 6) el 20%.

Además contienen antioxidantes, especialmente flavonoides, lo que permite que el aceite y la harina de chía se conserven durante largos períodos, sin enranciarse.

Se sabe que los antioxidantes aportan múltiples beneficios al organismo, y su función principal es eliminar los radicales libres, que se producen como resultado de la oxidación celular.

Se ha observado la relación que existe entre las moléculas y ciertas enfermedades de carácter degenerativo, como las alteraciones del aparato circulatorio, del sistema nervioso y otras enfermedades graves o el envejecimiento precoz. Estos resultados negativos se producen porque los radicales libres alteran el ADN de las células e impiden la renovación celular o alteran su normal funcionamiento.

Los aminoácidosson pequeñas moléculas cuya unión forma las proteínas, por lo tanto, las proteínas se componen de cadenas de aminoácidos. En el ser humano algunos aminoácidos son sintetizados por el organismo (no esenciales) mientras que otros deben ingerirse a través de los alimentos (esenciales).

Las semillas de chía contienen aproximadamente un 23% de proteínas y en su composición se encuentran varios aminoácidos esenciales (fenilalanina, metionina, histidina, triptófano, leucina, lisina, entre otros).

Beneficios que aporta

Algunos de sus beneficios son:

  • Gracias a su elevado contenido de fibra soluble, consumir semillas de chía facilita el tránsito intestinal, a la vez que actúa como laxante natural; en este sentido, presentan ciertas propiedades como protectoras de enfermedades en casos de diverticulosis, estreñimiento, incluso cáncer de colon.
  • La presencia de fibra soluble (mucílagos) retarda el índice de glucosa en sangre y reduce la absorción de colesterol. Por lo tanto, se aconsejan a quienes padecen diabetes o elevados niveles de colesterol LDL (malo). Incluso aumenta los valores de colesterol HDL (bueno).
  • Representan una sana opción para prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Brindan una fácil digestión y asimilación.
  • Se incorporan en los planes para bajar de peso, gracias al elevado porcentaje de fibra lo que genera saciedad y mejora la digestión (control de apetito). Por supuesto, debe respetarse una dieta hipocalórica y realizar actividad física diaria.
  • Benefician la depuración de toxinas y otros residuos.
  • Mejoran la salud del sistema nervioso e inmunológico.
  • Favorecen el desarrollo muscular y la regeneración de tejidos.
  • Optimizan la actividad cerebral, mejoran la concentración y la memoria.
  • Presentan efectos beneficiosos en enfermedades como asma, artritis, reuma, psoriasis e inflamaciones intestinales.
  • Ayudan a prevenir el déficit atencional en niños, la hiperactividad y agresividad.
  • Recomendadas cuando se padecen problemas emocionales, estrés o depresión.
  • Ideales para las embarazadas y madres que amamantan.
  • Actúan como energizantes naturales. Una cucharada de semillas de chía proporciona la energía suficiente para toda la jornada.
  • Gracias a su riqueza de calcio, mejoran la salud ósea, y previenen enfermedades como la osteoporosis.
  • Complemento ideal para los niños en crecimiento y los adultos mayores.