Además del autocontrol, el plan alimentario y la medicación, la realización de actividad física es fundamental para disminuir el nivel de glucosa en sangre, objetivo esencial a cumplir por estos pacientes

Seg√ļn el Atlas de la Diabetes de la Federaci√≥n Internacional de Diabetes, m√°s de 382 millones de personas viven con diabetes en el mundo, y se estima que para 2035, la cifra ascender√° a 592 millones, o que una de cada de 10 personas tenga esta enfermedad.

Diabetes: Una enfermedad cada vez m√°s com√ļn

Incluso mientras otros 316 millones de personas actualmente corren riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, se espera que esta cifra aumente hasta 500 millones dentro de una generación. Lo que hace que la pandemia sea particularmente amenazante, es que en gran parte del mundo permanece oculta: hasta la mitad de todas las personas se encuentra sin diagnosticar.

Estos datos y cifras reiteran la importancia de una acción urgente. La mayoría de los casos de diabetes tipo 2 puede prevenirse, y las complicaciones serias asociadas pueden evitarse con estilos de vida y ambientes saludables que fomenten y faciliten un comportamiento sano.

En este sentido, los expertos aseguran que el ejercicio bien pautado colabora en mejorar el control de la diabetes, ya que origina una disminuci√≥n del nivel de glucosa (az√ļcar) en sangre, debido al aumento de su utilizaci√≥n en los m√ļsculos en movimiento.

De este modo, se reducen las necesidades de insulina, se favorece la p√©rdida de peso como consecuencia del consumo de grasa en el m√ļsculo, desciende la incidencia de enfermedades cardiovasculares y mejora el estado f√≠sico, ps√≠quico y la calidad de vida en general.

Qué es la diabetes

Se trata de una afecci√≥n que se caracteriza por presentar niveles aumentados de az√ļcar en sangre (glucemia), y junto con las enfermedades cardiovasculares, respiratorias y renales cr√≥nicas, y el c√°ncer, forma parte de las llamadas enfermedades cr√≥nicas no transmisibles (ECNT).

La glucosa es un az√ļcar que proviene de los alimentos que se consumen, circula por la sangre y es utilizada por el organismo para obtener la energ√≠a necesaria para desarrollar cualquier tipo de actividad. La causa de la diabetes es una alteraci√≥n en la producci√≥n o el funcionamiento de la insulina por el p√°ncreas.

Las personas que no producen suficiente insulina para metabolizar la glucosa tienen diabetes tipo 1, que por lo general se diagnostica en la infancia y requiere para vivir de la aplicación de la insulina.

Por su parte, en caso de diabetes tipo 2 (la m√°s frecuente), el organismo produce insulina, pero √©sta no trabaja eficientemente, por lo tanto la glucosa no puede ingresar en las c√©lulas para que estas las transforme en energ√≠a, y adem√°s en la sangre si se acumulan y se tienen niveles elevados puede da√Īar las arterias. La diabetes tipo 2 generalmente se diagnostica tarde, alrededor de un 30 a un 50% de las personas desconoce su problema por meses o a√Īos.

Cabe aclarar que mientras que la diabetes tipo 1 no puede prevenirse, la tipo 2 sí es posible, con la ayuda de un plan alimentario adecuado que evite la obesidad (además de que también eliminan tóxicos), y fomentar la práctica de ejercicio para evitar así el sedentarismo.

Cómo se diagnostica la enfermedad

Se toma la glucemia, y si se tienen dos glucemias en ayunas de más de 126 mg en un período corto, una en una semana y la otra en otra, se es diabético. Si la glucemia da entre 110 y 126, se recomienda hacer una curva de tolerancia a la glucosa para corroborar el diagnóstico.

Los síntomas fundamentalmente son mucha sed, apetito, orinar en abundancia, incluso se desciende de peso, porque no se tiene insulina.

Ventajas de hacer ejercicio para la diabetes

Adem√°s de un plan alimentario adecuado guiado por un nutricionista, el autocontrol y la toma de medicamentos (en caso que sea recetado por un profesional de la salud), el ejercicio es otro de los pilares para el tratamiento de la diabetes.

El programa debe orientarse a controlar la glucemia, mantener el peso ideal, mejorar la calidad de vida y evitar la aparición de posibles complicaciones. La práctica debe relacionarse con el tipo diabetes:

  • Diabetes tipo 1: el ejercicio puede aumentar la sensibilidad a la insulina en estos casos, aunque ello no implique un √≥ptimo control de la diabetes de forma autom√°tica. Para conseguirlo a largo plazo, los pacientes deben desarrollar una actividad f√≠sica diaria, y seg√ļn los siguientes factores: el momento del d√≠a en que se realiza, su duraci√≥n e intensidad, los niveles de glucemia antes del ejercicio, y el tipo y la dosis de insulina utilizada. Asimismo, es importante tener en cuenta algunas normas b√°sicas antes de iniciar una sesi√≥n de ejercicio:
  • Inyectar la insulina en grupos musculares que no se movilicen durante la pr√°ctica de ejercicio.
  • Planificar el ejercicio para realizarlo de forma regular, y a la misma hora, cada d√≠a, preferiblemente durante las primeras horas de la ma√Īana.
  • Adaptarlo al horario en el que comemos y de la acci√≥n que la insulina hace en nosotros.
  • Proporcionar a nuestro cuerpo una cantidad adicional de hidratos de carbono antes o durante el momento en el que estemos haciendo ejercicio o reducir la dosis de insulina del cuerpo.
  • Si tenemos descontrol metab√≥lico lo mejor es no realizar ejercicios cuando haga o mucho calor o mucho fr√≠o.
  • Diabetes tipo 2: en este caso, la pr√°ctica regular de ejercicio es fundamental para el control gluc√©mico. Adem√°s, se ha comprobado que el deporte es efectivo para prevenir este tipo de diabetes, especialmente en personas con un alto riesgo de padecerla: aquellas con sobrepeso, tensi√≥n arterial elevada y antecedentes familiares de diabetes.

Por qué es tan beneficioso hacer ejercicio

Las ventajas del ejercicio son iguales que para aquellas personas no diabéticas, porque mejora la circulación y es una actividad que genera placer, gracias a la secreción de endorfinas. En el caso particular de los pacientes con diabetes, el mismo brinda ventajas como:

  • Aumenta la utilizaci√≥n de glucosa por parte de los m√ļsculos.
  • Mejora la sensibilidad a la insulina.
  • Reduce las necesidades diarias de insulina o disminuye las dosis de antidiab√©ticos orales.
  • Aumenta el gasto energ√©tico y acelera la p√©rdida de grasa que contribuye a controlar el peso corporal, y evita la obesidad.
  • Mejora la presi√≥n arterial y la funci√≥n card√≠aca.
  • Contribuye a optimizar los niveles de las lipoprote√≠nas de alta densidad (HDL- colesterol ‚Äúbueno‚ÄĚ) y a disminuir los niveles de colesterol total y triglic√©ridos.
  • Reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares y de complicaciones propias de la diabetes.
  • Evita la ansiedad, la depresi√≥n y el estr√©s; brinda sensaci√≥n de bienestar.
Punt√ļa el art√≠culo