¿Sabías que en la actualidad, la publicidad, las empresas y la cultura se han hecho eco de estos autoengaños o efectos psicológicos en los que sueles caer y han apostado por ellos como medio para mejorar sus ventas? Y lo consiguen, ya que nos convencen de cosas que o bien no están ocurriendo de verdad o que directamente ni pasarán, sólo en el interior de nuestra mente. Estos son los efectos psicológicos que hacen que tu cerebro “te la juegue”.

10 formas de autoengañarte psicológicamente

Estos son los 10 efectos que pueden darse en tu cerebro a la hora de autoengañarte. Seguramente nunca hayas oído hablar de ellos, pero son de lo más frecuentes y convivimos con ellos día a día. ¡Mira cuáles son!

Efecto Barnum

¿Cuántas veces te ha ocurrido que has leído tu horóscopo y has pensado: ¡esto es justo lo que me ocurre!? Pues no. Es tu cerebro el que te lo hace creer. Lo que has leído no es lo que te está ocurriendo a ti en particular. Ha sido víctima del efecto Barnum, que sucede cuando te cuentan o lees ciertas descripciones que a priori parece que se adaptan perfectamente a lo que conoces sobre ti. Sin embargo, sí las analizas bien, te darás cuenta de que no son más que descripciones generalistas, vagas y poco precisas que podrían encajar en el perfil de buena parte de la población.

Efecto ajuste-anclaje

Este efecto es muy usado por las campañas de publicidad. Por ejemplo, imagina que vas a las rebajas y ves un abrigo que te encanta. Tiene dos etiquetas: Una en la que aparece una cantidad bastante alta y otra mucho más baja, que sería el precio actual. Sin pensártelo, te compras el abrigo. ¿Qué ha ocurrido? El primer precio ha servido de ancla con la que has tomado una referencia para pensar que estabas adquiriendo una ganga y que no podías desperdiciar esa oportunidad.

Efecto de falso consenso

Tiene lugar cuando sobreestimas la cantidad de personas que están de acuerdo con lo que piensas. Es una forma de exagerar la confianza en tus propias creencias, aunque están equivocadas. Este efecto puede tener consecuencias negativas: Te impide abrirte al mundo, a las ideas de los demás, a cómo opinan y sienten otros. Por lo tanto, caes en el riesgo de perder una valiosa información que te sería sumamente útil. Por ejemplo, si eres propietario de un negocio y trabajas con personas que no piensan igual que tú, no des por sentado que si lo hacen: escucharlas podría aportarte otras formas de ver las cosas.

Error ultimo de atribución

Ocurre cuando sobredimensionas los motivos personales de alguien en detrimento de los situacionales. En otras palabras, responsabilizas como causante de algo al “carácter”, “personalidad”,etc. en lugar de pensar que quizás las circunstancias o el entorno de la persona han influido mucho más en su actuación. La consecuencia es que puedes hacerte ideas erróneas sobre la forma de ser de los demás.

Efecto de encuadre

Tiene que ver con la tendencia a extraer conclusiones diferentes según cómo accedas a la información o de cómo te sea presentada. Un ejemplo clásico es este: “Más del 30% no está de acuerdo con Paco”. Así, en lugar de decir que alrededor del 70% de las personas comparten las ideas de Paco, en lo que se hace hincapié es el desacuerdo. De este modo, se le da una connotación más negativa que positiva.

Correlación ilusoria

Hace que sobreestimes la relación entre dos variables que son en realidad independientes. Por ejemplo, piensa en los jugadores patológicos. Pueden decirse a sí mismos que “la máquina tragaperras está a punto de dar mucho dinero porque lleva tiempo sin dar premios”. Están relacionando el tiempo con la probabilidad de que el juego de un premio. Racionalmente está demostrado que no tiene nada que ver, sobre todo porque las máquinas tragaperras siguen un programa de razón variable o aleatorio.

Profecía autocumplida

Es un efecto que surge cuando tienes creencias muy arraigadas sobre un tema en concreto y actúas conforme a ellas. Lo que ocurre es que la realidad, finalmente, acaba confirmándote esas creencias como si de una profecía se tratase. Por ejemplo, una persona que sufre de celos patológicos puede terminar favoreciendo precisamente esa infidelidad por culpa de sus celos, que en un principio eran infundados. Su conducta de cuestionar a la pareja, espiarla y atosigarla acaban por cansarla y finalmente puede abandonar la relación. Cuando esto suceda, esa persona dirá:”¿ves?, ya sabía yo que me iba a dejar”.

Coste irrecuperable

Consiste en apegarte a las ideas como si formaran parte de ti mismo. Por eso asumes que el coste de cambiar de opinión es muy alto. Por un lado, implica despojarte de algo que consideras “tuyo”. Lo ves como pérdida. Por otro lado, implica un gran esfuerzo. Deshacer ideas y entender nuevas formas de ver las cosas supone un ejercicio fascinante, pero en muchas ocasiones también arduo.

Sesgo del karma

Consiste en una interpretación errónea y simplista del principio de acción y reacción. Se supone que a alguien no puede ocurrirle algo si no ha ejecutado alguna acción para que eso pase. De este modo, se llega a pensar que quien se encuentra en una mala situación, es porque la merece. El pobre es culpable de su pobreza, la víctima de la agresión, el enfermo de su dolor,etc. Aunque no exista ningún dato que confirme esto, de modo prejuicioso se tiende a considerar que algo hay detrás de cada persona en una mala situación.

Efecto del punto ciego

Para finalizar, el efecto del punto ciego habla de que la mayoría de las veces no reconoces estos engaños de tu cerebro. Tiendes a pensar que esto es algo que “les pasa a los demás”, cuando es común que en mayor o menor medida todos seamos víctimas de estos engaños. Mantente alerta para detectar estos efectos psicológicos.

¿Y a ti? ¿Te ha pasado alguna vez alguno de estos efectos? ¡Seguro que consciente o inconscientemente los has tenido alguna vez! Esperamos que te haya gustado este artículo, si es así compártelo en tu red social favorita con tus amigos 😊

Puntúa el artículo