La flacidez en esta zona del cuerpo resulta de la degradación de las fibras de colágeno y elastina. Es una de las tantas preocupaciones femeninas que, afortunadamente, tiene solución. Alimentación, ejercicios y cremas forman el combo perfecto.

La flacidez en el cuerpo -también llamada pérdida de firmeza en la piel- se debe a la disminución o falta de algunas proteínas de la piel como las fibras musculares, la elastina y principalmente el colágeno.

Generalmente suele presentarse a partir de los 30 a√Īos y ocurre principalmente en el rostro y en otras zonas del cuerpo como los brazos.

Se sabe que los m√ļsculos tonificados generan un cuerpo agradable a la vista de los dem√°s y especialmente de las mujeres. El paso del tiempo no puede detenerse pero s√≠ es posible prevenir de forma natural que esta zona del cuerpo se ‚Äúafloje‚ÄĚ.

Ejercicios para la flacidez de brazos

Se sabe que los ejercicios regulares favorecen el aumento de masa muscular incluso tensan y oxigenan la piel. Previo a su realización conviene efectuar una entrada en calor, moviendo suavemente los hombros, llevando una y otra vez la mano hacia el hombro, sin mancuernas ni peso extra.

Los estiramientos antes y después del fortalecimiento muscular deben realizarse lentamente y con respiraciones suaves y profundas. Conviene comenzar con pesas de un kilo. Algunos ejemplos para lucir unos brazos perfectos son:

  1. De rodillas, con ambas piernas levemente flexionadas, las palmas de las manos apoyadas en el suelo y los brazos extendidos separados a la altura de los hombros, sin curvar la espalda. Flexionar los brazos al bajar y extenderlos lentamente al subir. Realizar tres series de 10 repeticiones.
  2. Parada, con la pierna izquierda delante de la derecha, flexionar levemente el tronco hacia adelante y apoyar la mano izquierda sobre un banco. El brazo derecho extendido en dirección al suelo con una pesa. Luego flexionarlo con el codo en línea horizontal con el hombro, y posteriormente extenderlo hacia atrás. Repetir con el otro brazo. Realizar tres series de 20 repeticiones con cada brazo.
  3. De pie y con las piernas levemente separadas, extender los brazos con una pesa en cada mano; luego flexionar los codos en dirección a la cabeza hasta formar un ángulo de 90 grados.
  4. Recostada sobre una colchoneta, con las plantas de los pies apoyadas y las rodillas dobladas tomar una pesa en cada mano. Extender los brazos por encima de la cabeza. A continuación doblarlos por los codos, bajar las pesas con cuidado por detrás de la cabeza hasta la frente. Volver a la posición original. Repetir 20 veces.
  5. Boca abajo sobre una colchoneta, con las piernas estiradas y los brazos flexionados, subir y bajar el cuerpo sin tocar el suelo manteniendo siempre la espalda recta.
  6. Ubicada de espaldas a una silla, apoyar las manos en el borde de manera que los brazos formen un √°ngulo recto de 90¬ļ y flexionar las rodillas. Hay que bajar el trasero¬†sin tocar el suelo y volver a subir hasta la posici√≥n inicial. Realizar tres series de 15 repeticiones.
  7. Parada con la espalda recta y las piernas separadas al ancho de los hombros cargar una pesa en cada mano. Llevar ambas manos hacia abajo, en un movimiento controlado, y dejarlos suspendidos en el aire a la altura de los hombros. Realizar tres series de 10 repeticiones.
  8. De pie, con el brazo estirado y la palma de la mano situada hacia el techo (sosteniendo una pesa), flexionar el antebrazo hacia arriba, levantando ligeramente el codo, y regresar a la posición inicial. Repetir tres series de 10 con cada brazo.
  9. Parada con los pies separados respecto al ancho de hombros sostener una pesa en cada mano, con las manos delante de las caderas y la palma hacia afuera. Doblar el brazo izquierdo 90¬ļ hasta que quede paralelo al suelo, y cuando se baja elevar el derecho. Los codos no deben moverse y deben mantenerse cerca de las costillas. Repetir 15 veces.
  10. De pie, con una pesa en cada mano, doblar los brazos formando un √°ngulo de 90¬ļ frente a la cara. Abrir y cerrar los brazos hasta que est√©n al nivel de los hombros. Repetir 20 veces.
  11. Parada con los brazos extendidos sosteniendo una pesa con cada mano, girar hacia arriba y abajo los brazos repetidamente.
  12. Con una pesa en cada mano simular movimientos de boxeo.
  13. Ubicada frente a la pared, apoyar las manos junt√°ndolas lo m√°s que se pueda; empujar alej√°ndose de la pared y repetir. Realizar 15 series.
  14. Cabe aclarar que además de estas rutinas localizadas es importante realizar al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico, entre tres y cuatro veces por semana; ello ayudará a acelerar el metabolismo y perder grasa con mayor rapidez.

Trucos que ayudan

Junto con la dieta y el ejercicio, las cremas y soluciones reafirmantes y reductoras también son buenas aliadas para combatir la flacidez de los brazos dado que favorecen la disolución de los depósitos de grasa acumulados, facilitan el drenaje y tersan la piel. Algunas recetas caseras incluyen:

  • Mezclar 200 ml. de jugo de manzana con 200 ml. de jugo de mel√≥n. Masajear las zonas fl√°cidas dos veces por semana.
  • Lavar y cortar un mel√≥n peque√Īo; mezclar con un poco de agua en una licuadora y el jugo de un lim√≥n. Licuar, mojar una gasa y aplicar sobre la zona afectada.
  • Moler dos cucharadas de semillas de linaza durante unos segundos. Mezclar con cuatro cucharadas de agua caliente hasta formar una pasta espesa. Agregar dos gotas de aceite esencial de cipr√©s y mezclar nuevamente. Posteriormente extender la mezcla sobre cada brazo, colocar un trozo de gasa y cubrir con film para facilitar el proceso. Repetir dos veces por semana.

Trucos de belleza

Masajee sus brazos con estas cremas caseras y mejore el aspecto de la piel:

  • Integrar dos cucharaditas de aceite de almendras dulces con una gota de aceite esencial de hinojo y dos de aceite esencial de romero. Aplicar en la zona mediante un suave masaje cada ma√Īana.
  • En un recipiente colocar la clara de un huevo y dos cucharadas de miel; mezclar hasta formar una pasta espesa y sin grumos. Aplicar sobre los brazos y dejar actuar durante 15 minutos. Repetir dos veces por semana.
  • Mezclar arcilla con la cantidad de agua suficiente que permita crear una textura para untar (sin que gotee). Aplicar sobre la zona fl√°cida. Retirar con agua una vez que seque.
Punt√ļa el art√≠culo