El uso de pelotas como técnica de trabajo corporal se remonta a principios de siglo. Primero se utilizaron en Suiza, en círculos terapéuticos para el tratamiento de trastornos neurológicos, y posteriormente en Estados Unidos para el estudio de los patrones de movimiento, y tiempo después para la realización de rutinas integrales de fitness.

Cuando llego la década de 1980 se empezó a desarrollar como metodología para enseñar que se basaba en el registro propioceptivo, con el objetivo de modificar hábitos posturales poco saludables.

De este modo, se transformó en la disciplina llamada esferodinamia o también conocida como Fitball, en la cual el objetivo básicamente consiste en volcar el cuerpo sobre la pelota y efectuar diversos movimientos. Catalogada como una actividad desestresante, es habitual que en las sesiones se comience con ejercicios de relajación.

Está orientada a personas de todas las edades, desde niños que encontrarán lúdica esta práctica, hasta personas mayores con problemas de movilidad y necesidad de relajar articulaciones y músculos. Al adaptar los ejercicios a los cambios corporales, la esferodinamia también está indicada para mujeres embarazadas.

Cómo es el fitball

Con la esferodinamia el cuerpo se ejercita de forma efectiva, divertida y diferente. Para su realización, se emplean pelotas de diferentes diámetros (entre 55 y 150 cm) para entrenar la habilidad del cuerpo y percibirse a sí mismo, internamente, y en relación al espacio, incluso para mejorar la postura a partir de ejercicios de estiramiento y alineación.

El material, con el cual están hechas, puede ser PVC, vinil o látex. El tamaño y la consistencia, dependerán del tipo de trabajo a realizar. Por ejemplo, si se desea aumentar el tono muscular, lo ideal es una pelota dura e inflada, ya que tiene mayor resistencia en el piso y la superficie de apoyo es menor, lo cual al moverse más rápido exigirá un mayor control de los reflejos. En cambio, si el objetivo es relajar los músculos y ejercitar determinadas zonas, lo mejor será que optar por una pequeña y blanda.

Por sus características, una pelota se presta fácilmente para realizar diversas rutinas físicas saludables. Por este motivo, disciplinas como pilates, yoga o rutinas anaeróbicas la emplean como complemento para alcanzar sus objetivos.

Durante una hora aproximadamente, y al ritmo de la música, se realizan repeticiones guiadas por un instructor. Cada sesión comienza con un calentamiento previo de 10 minutos, y posteriormente se efectúan movimientos básicos con la pelota, durante otros 10 minutos. Más adelante, se ejercitan zonas específicas del cuerpo, se hacen flexiones y abdominales en piso y para finalizar, la relajación.

Los ejercicios se clasifican en estáticos (pueden practicarse por gente de todas las edades) o dinámicos (para desarrollar un entrenamiento corporal integral).

Ventajas de practicar la esferodinamia

Los beneficios de la esferodinamia son varios, dado que a través de esta técnica se pueden aliviar problemas de postura, reducir dolores de espalda, pinzamientos y otras dolencias relacionadas con las tensiones y contracturas. También es una excelente actividad para relajarse y simplemente divertirse. Resumidamente:

  • Permite corregir y estirar el cuerpo, por lo cual resulta ideal para personas con problemas psicomotrices y respiratorios. También es aconsejable para asmáticos, ya que ciertos estiramientos provocan mayor apertura torácica y mejoran la respiración.
  • Ayuda a quemar calorías (entre 800 y 1.000 en una hora).
  • Favorece el trabajo de músculos, espalda, abdominales y articulaciones.
  • Mejora la fuerza y la resistencia.
  • Ayuda a trabajar los músculos del torso.
  • Beneficia la salud del sistema muscular y óseo.
  • Es una técnica muy indicada para realizar ejercicios de estiramiento.
  • Las pelotas permiten trabajar el cuerpo en todos los planos espaciales de movimiento: flexión, extensión, extensiones laterales y torsiones, tanto en ejercicios de alineación y estiramiento, como de entrenamiento.
  • Favorece el mantenimiento de la flexibilidad en las articulaciones y la columna vertebral.
  • Alivia molestias y tensiones de la espalda.
  • Mejora la postura y el equilibrio.
  • Fortalece la conciencia de cómo el cuerpo se mueve en el espacio.
  • Optimiza la flexibilidad del cuerpo en general.
  • lTrabaja la coordinación (al tener que mantener el equilibrio sobre un medio inestable como es una esfera).
  • Es un complemento ideal para el entrenamiento de bailarines y actores, porque con la pelota aumenta la percepción del espacio, la distancia, y mejora el desarrollo y control del movimiento.
  • Es una técnica muy empleada para complementar el trabajo de kinesiólogos, psicomotricistas, profesores de yoga y de educación física, entrenadores deportivos y terapeutas corporales.
  • Prácticamente sin contraindicaciones, excepto las que pudieran existir para cualquier otra actividad física, la esferodinamia es una opción divertida para aquellos que se han aburrido de la gimnasia tradicional.

Fitball para embarazadas

La práctica de gimnasia suave, adecuada y diaria, es una de las mejores estrategias que pueden implementarse durante el embarazo para mantenerse ágil y con una adecuada postura.

Ello beneficiará una mejor circulación y capacidad respiratoria, además de fortalecer y aumentar la elasticidad de la musculatura del suelo de la pelvis, optimizar la alineación articular y brindar armonía general.

Durante la gestación, la esferodinamia permite variar las rutinas de movimiento, mejorar la percepción del volumen corporal, incrementar el registro de las estructuras óseas del canal del parto y de la musculatura del periné, y soltar todo el peso del cuerpo para proporcionar sensación de agilidad y alivio de tensiones.

Generalmente se emplean pelotas infladas en la medida justa, para que estén blandas y no provoquen molestias en el vientre de la futura mamá. Entre sus ventajas:

  • La elasticidad de las pelotas absorbe el impacto del peso, por lo cual se previenen o alivian los dolores de espalda.
  • Al efectuar pequeños movimientos de rotación, se movilizan la pelvis y la cintura, y con ello se alivia la tensión lumbar y de las articulaciones sacroilíacas.
  • Descansar el peso de la columna sobre las pelotas es una excelente forma de relajación, y facilita practicar distintos tipos de respiración, de vital importancia durante el trabajo de parto.
  • Asimismo, también es una excelente práctica para el postparto y durante el amamantamiento.