Por fin! Aquí os dejamos varias guías para que podáis prepararos vuestra propia mascarilla dependiendo del tipo de piel que tengáis.

Porque es posible preparar mascarillas muy efectivas por poco dinero:

Para pieles grasas: 

  • Junte 35 gramos de miel depurada y natural, y una clara de huevo.
  • Bata bien y, para espesar, añada 8 g. de harina de cebada.
  • Extienda sobre la cara, el cuello y el escote, déjela reposar 20 minutos.
  • A continuación, enjuagar con agua tibia.

Para pieles secas: 

  • Funda 3 cucharadas soperas de grasa de cerdo, en un jarro.
  • Aún caliente mézclela con un plátano machacado machacada, una cucharada de miel y medio pepino triturado. 
  • Extiéndala sobre la cara, cuello y escote y retírela en 20 minutos.

Para pieles mixtas: 

  • Mezcle un tomate maduro triturado con un huevo batido y aplique esta mezcla sobre las zonas grasas de la cara: frente, nariz, contornos y mentón.
  • A continuación, añada 2 cucharadas de almendras ralladas a un yogur, y extienda esta preparación por el resto del rostro, cuello y escote.
  • Deje reposar 15 minutos, y retire con agua tibia.

Para pieles normales: 

  • Ralle 2 zanahorias grandes y mézclelas con harina de patata).
  • Cubra la cara, el cuello y el escote, y manténgalas 20 minutos.
  • Enjuague con agua fría.

Refrescante: 

  • Mezcle 30 g. de salvado de trigo, 30 g. de harina de trigo y 5 g. de miel.
  • Añada la cantidad de leche necesaria para formar una pasta espesa y extiéndala sobre el rostro.
  • Después de 20 minutos, enjuague con agua tibia.