La meditación se ha convertido en una aliada para las personas que sufren ansiedad o están pasando un mal momento emocional. Gracias a los beneficios tanto físicos, como emocionales y mentales que la meditación produce en quiénes la practican.

Cómo funciona nuestra mente

Nuestra tendencia natural nos ha permitido tanto anclar en la memoria la información de lo vivido, como anticiparnos al porvenir, creando el futuro con nuestra imaginación.

Sin embargo, no nos permite utilizar la intuición y entre otras muchas cosas nos conecta con neuroquímicos y otros productos químicos relacionados con la depresión o la ansiedad. La mayoría de las actividades son realizadas en automático, mientras la mente viaja entre el futuro y el pasado.

Cuando no estamos actuando en automático, y estamos haciendo cualquier tarea, pero permanecemos completamente presentes en la acción que estamos realizando, entonces surge un estado creativo y potente llamado atención plena. En esos momentos estamos en estado meditativo.

La práctica de la meditación se trata de esta cuestión: Permanecer en el ahora atentamente, y es algo que está al alcance de todos.

Entrenamiento mental

Por el simple hecho de estar atentos y centrados en el presente, se producen innumerables cuestiones físicas, emocionales y mentales que la ciencia está redescubriendo desde hace unos años, y que ha llevado a médicos, psicólogos y demás trabajadores de la salud a que comiencen a ver la meditación seriamente, como una herramienta superadora y asistente dentro de los más variados tratamientos de salud.

Hay cosas que podemos entender a simple vista: Como la meditación es un entrenamiento mental, mejoran los que están bajo tratamientos en temas de salud mental como depresión, ansiedad, estrés, insomnio, temas de adicciones a distintas sustancias como tabaco, alcohol, etc.

Pero, es un poco más complejo comprender cómo puede la meditación ayudar en el tratamiento del dolor en pacientes oncológicos, en personas que sufren hipertensión y enfermedades cardiacas, o diabetes, como en el tratamiento de enfermedades que causan dolor crónico. Sin embargo, informándonos un poco, vamos a encontrar constantes y nuevos estudios que muestran los increíbles beneficios de la meditación.

En una de las publicaciones de la Sociedad Médica de Estados Unidos podemos leer a Madhav Goyal, profesor asistente en la división de medicina interna en la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins, Maryland: ” hay mucha gente que usa la meditación, pero no es una práctica que se consigue como una terapia médica convencional.

Pero, en nuestro estudio, la meditación aparentemente proporcionó tanto alivio de algunos de los síntomas de la ansiedad y la depresión, como otros estudios han encontrado en los medicamentos antidepresivos”.

En qué nos ayuda la meditación

Como beneficio, al relajar la musculatura y los espacios de las articulaciones, se favorece el descanso, mejorando las horas de sueño, tanto en la calidad del mismo, como en la cantidad de horas dormidas.

El relajar la tensión muscular también se da un efecto analgésico, y por esa razón es tan útil en el alivio de algunos síntomas dolorosos o dentro del tratamiento para el dolor crónico. Esta disminución del dolor se potencia con la sensación de bienestar que produce la meditación mejorando todo el cuadro y permitiendo una más rápida recuperación.

Beneficios

Los beneficios de la meditación son muchos, entre los más destacados están:

  • Ver la realidad y aceptarla tal cual es.
  • Aumentar la capacidad para disfrutar del momento presente.
  • Reducir el estrés, la ansiedad y el sufrimiento.
  • Aumentar la concentración, el enfoque mental y la creatividad.
  • Reducir las distracciones y el automatismo.
  • Reducir la impulsividad y el enfado.
  • Aumentar la autoconciencia y potenciarla.

Cómo realizar meditación fácilmente

  • Tómese un tiempo para conectar con tu ser interno y cierre los ojos.
  • Simplemente respire: Inhala por la nariz y deje que el aire salga suavemente por la boca.
  • Observé el recorrido del aire como si fuera una maravilla absoluta.
  • Disfruté la observación, recordando que ese aire que circula no serán nunca más el mismo, es único.
  • Siga respirando conscientemente, observe su cuerpo mientras lo relaja.
  • Observe cómo se han relajado mente y cuerpo.
  • Sonríe mientras vuelve a abrir los ojos.
  • 5 minutos diarios.

Cómo impacta hacer meditación en el día a día

La práctica de la meditación trae beneficios en varias áreas de la vida, y no requiere demasiados recursos ni dedicarle demasiado tiempo.

Con 5 minutos diarios de prestarle atención a la propia respiración o seguir una visualización guiada de relax y armonización, ya comenzaran a verse los resultados. Se deja de sumar tensión y comienza a aflojar el nivel de conflicto emocional con la enfermedad o con los tratamientos médicos o psicológicos.

Con 30 minutos diarios de meditación los cambios son radicales y las mejoras van siempre aumentando. Fortalecen a la persona frente a la adversidad y la ubica en un lugar más activo alejándola del papel de paciente.

Desarrolla así una actitud de mayor cuidado de sí misma y de los demás.

Actualmente las ventajas del aquietamiento de la mente dejan de ser algo perteneciente a la cultura alternativa y entra de lleno en las terapias convencionales de salud.