Es refrescante, dulce, sabrosa y fuente de numerosos nutrientes. Según diversas investigaciones, resulta recomendable para casos de diabetes, hipertensión arterial y afecciones cardiovasculares.

De la misma familia de la manzana, la pera es una fruta de tamaño mediano, con forma de campana o redonda. Su pulpa generalmente es de color blanco; su sabor es dulce y puede consumirse cruda o cocida, sola o ensaladas de fruta, como ingrediente de tartas o postres, incluso para preparar zumos o batidos.

Composición de la pera

En su composición se destaca aproximadamente un 12% de carbohidratos en forma de azúcares sencillos, fundamentalmente fructosa. Además, contiene fibra (insoluble y soluble), pectina (sustancia ideal para desintoxicar el organismo y estimular el intestino), vitaminas (A, B1, B2, B3, B9, C, E y K) y minerales (cobre, fósforo, potasio, boro, calcio, hierro, magnesio, yodo, sodio y azufre). Una excelente noticia: dado que se trata de una fruta muy rica en agua, resulta un alimento poco energético e ideal para incorporar en las dietas para adelgazar.

Razones por las que consumir pera

Resulta una fruta muy versátil para consumir, y frecuentemente elegida por los pequeños por su dulce sabor. Entre sus principales beneficios se destacan:

  • Gracias a su elevado contenido de potasio es ideal para las personas que toman diuréticos; no obstante, este dato deben tenerlo en cuenta aquellas que padecen insuficiencia renal o que requieren dietas controladas en este mineral. Además, favorece la eliminación de ácido úrico a través de la orina.
  • Por su bajo contenido de sodio e hidratos de carbono, y elevado de potasio, las peras resultan muy recomendables para la hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares. Consecuentemente la reducción de la presión arterial se vincula a una menor probabilidad de enfermedades cardiovasculares, como arteriosclerosis, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.
  • Las peras maduras son eficaces para detener episodios de diarrea y prevenir otros trastornos digestivos (úlcera, gastritis y estómago delicado); incluso es ideal para normalizar el tránsito intestinal.
  • Aporta calcio, por lo cual es recomendada para la dieta de niños en crecimiento.
  • También es fuente de hierro y constituye una gran fuente de fortalecimiento para los glóbulos rojos.
  • Es ideal para reducir los niveles de colesterol LDL (malo) gracias a la presencia de pectina, que disminuye los niveles de lípidos del organismo.
  • Debido a su alto contenido de fibra, las peras presentan un índice glucémico bajo. Por esta razón, son ideales para incorporar en la dieta de las personas con diabetes. Este beneficio también se debe a la presencia de levulosa (fructosa).
  • El alto contenido de boro ayuda a retener el calcio en el organismo, por lo cual resulta un excelente alimento para las embarazadas y también para prevenir afecciones vinculadas a la falta de calcio, como la osteoporosis.
  • Puede emplearse para incorporar en dietas de desintoxicación por su elevado contenido de agua.
  • Reduciría el riesgo de padecer algunos cánceres. Una cantidad excesiva de ácidos biliares en el intestino aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. En este sentido, la fibra de las peras tendería a alojarse en el ácido biliar, lo cual prevendría el riesgo de este tipo de cáncer.
  • Los componentes antioxidantes y flavonoides de la pera también inducirían efectos antiinflamatorios y reducirían el dolor asociado con enfermedades de inflamación (artritis, enfermedades reumáticas, gota).
  • Promueve el correcto estado del sistema inmune.
  • Es recomendada por los terapeutas naturales para las personas que padecen bocio, por ser fuente de yodo.

Remedios curativos con pera

  • Para la anemia: lavar, pelar, cortar en trozos y extraer las semillas de una pera y un melocotón. Colocar ambas frutas en una licuadora junto con 250 ml. de leche. Licuar por unos instantes. Beber un vaso de este licuado, diariamente, especialmente por la mañana, durante 10 días.
  • En caso de colitis: pelar y cortar en trozos una pera. Colocar en una licuadora junto con 250 ml. de agua, una cucharadita de edulcorante y media de esencia de vainilla. Beber diariamente hasta que los síntomas desaparezcan.
  • Para el estreñimiento: pelar y cortar en trozos una pera y una naranja (ambas sin semillas). Colocar en una licuadora junto con una cucharada de linaza y un poco de agua y licuar por unos instantes. Beber un vaso de este zumo, hasta regularizar la situación intestinal.
  • Para reducir las molestias de la menopausia: extraer el zumo a una pera. Colocar en una licuadora y agregar 500 ml. de leche de soja y dos cucharadas de almendras. Beber diariamente.
  • Para llegar en línea al verano: preparar un licuado con una pera, una mandarina y una rodaja de piña. Beber en ayunas.

Otros usos de la pera

La pera es una de las frutas más utilizadas para fines estéticos. Ello se debe a que el 85% de su contenido es agua, por lo cual resulta perfecta para hidratar y embellecer la piel. Algunos prácticos usos son:

  • Para combatir las arrugas: pelar y cortar en trozos una pera. Colocar en una licuadora y agregar tres cucharadas de yogur natural y una cucharadita de limón. Licuar unos minutos, aplicar en el rostro y dejar actuar durante 15 minutos. Retirar con agua tibia.
  • En caso de cutis graso: en una licuadora colocar una pera (sin cáscara, cortada en trozos) y medio pepino (pelado y en trozos). Luego agregar una cucharadita de zumo de limón y dos cucharadas de yogur natural. Aplicar sobre el rostro y dejar actuar 15 minutos. Retirar con agua tibia

Esperamos que este artículo te haya sido de mucho utilidad y consumas mucho esta maravillosa fruta que tantos beneficios y propiedades tiene. Compártelo en tus redes sociales si te ha gustado!!