¿Tienes reacciones alérgicas continuas? ¿Te resfrías constantemente? ¿Sientes fatiga y cansancio? Si es así, esto se debe a que tu sistema inmunológico se encuentra débil, por eso hemos preparado 5 claves para que fortalezcas tu sistema inmunitario. ¡Dispara tus defensas y aleja las enfermedades!

Qué es el sistema inmunitario

El sistema inmunitario es un complejo mecanismo de defensa del cual disponemos. Reforzar la acción de sus componentes es fundamental para mantenerte sana.

La inmunidad es la capacidad del organismo para luchar contra agentes extraños que intentan dañarlo. Los identifica y reacciona frente a ellos, ya sean bacterias, virus, parásitos o células tumorales.

Los 5 remedios para fortalecer el sistema inmunológico

Os dejamos el listado con los remedios y consejos más eficaces para que podáis vivir más y con más salud.

1. Cuidar intestino

El sistema inmunitario no se estructura como un órgano único centralizado, sino que se encuentra repartido por todo el organismo en distintas estructuras y formaciones que interaccionan entre sí, teniendo en juego gran número de células y sustancias diferentes.

La estructura más extensa y compleja se encuentra en tu intestino. El intestino está formado por estructuras que impiden el acceso de las sustancias dañinas al interior del organismo.

Para ello dispone de una barrera constituida por el epitelio, enzimas digestivas y la población bacteriana que constituye la microbiota.

2. Alimentación necesaria

La salud depende de múltiples factores, pero se sabe que la alimentación se relaciona de manera muy estrecha con el fortalecimiento del sistema inmunitario y la prevención de muchas enfermedades. Las carencias nutricionales afectan de manera negativa al sistema inmunitario, qué produce menos células defensivas.

Entre esas posibles carencias destaca la de los aminoácidos, que forman parte de las proteínas que intervienen en el sistema inmunitario. Por ello es importante asegurar la ingesta de todos los aminoácidos esenciales tomando proteínas.

Toma más proteínas de origen vegetal y pequeñas cantidades de proteínas de origen animal. Las mejores fuentes son legumbres, frutos secos y pescado.

3. Grasas moderadas y saludables

Las grasas tienen una importancia clave en el sistema inmunitario, pues acaban siendo parte de las células que lo componen. Diversos estudios han observado que las dietas elevadas en grasas disminuyen la producción de linfocitos y otras células de defensa.

Lo adecuado es mantener una ingesta moderada de grasas, con predominio del aceite de oliva y un correcto equilibrio entre las grasas poliinsaturadas procedentes de la familia Omega 6 y de la familia Omega 3.

Consejo: Toma pescado azul, nueces, soja y aceites ricos en ácidos grasos omega 3.

4. Hidratos de carbono con fibra

Se sabe a ciencia cierta que el exceso de harinas refinadas deprime el sistema inmunitario. En cambio, los hidratos de carbono complejos (básicamente cereales integrales sin refinar y sus derivados), estimulan moderadamente el sistema inmunitario por su contenido en fibra y la presencia del de germen del cereal, que es rico en grasas insaturadas de alta calidad biológica.

La glucosa es el componente esencial de las células inmunitarias. La hipoglucemia y la hiperglucemia alteran las funciones inmunitarias, tal como se observa en pacientes diabéticos mal controlados.

5. Plantas con poder inmunitario

Hay plantas que ayudan a estimular tus defensas lo que constituye la base de la fitoterapia. Por ejemplo, la uña de gato, en cuya corteza se han encontrado alcaloides con propiedades antitumorales y antiinflamatorias.

Por otro lado, los compuestos fenólicos y los flavonoides de algunas plantas pueden actuar como antioxidantes y reguladores del correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Entre las plantas más eficaces están equinacea, ajo, rhodiola, espirulina, astrágalo y arándano.

¿Te a gustado nuestro artículo? ¡Compártelo en tu red social favorita! Y así todos tus amigos podrán beneficiarse de las CLAVES para mejorar SU SALUD.