Cuando nos enamoramos pensamos que el amor es para siempre. Esto nos ocurre porque, en el fondo, todos buscamos que nos quieran, sentirnos cuidados, protegidos, deseados… Ese reflejo, simplemente del amor qué, sí hemos tenido una infancia normal, habremos experimentado por parte de nuestros padres, abuelos, hermanos, personas que nos cuidaron.

Cómo comenzar una relación sana

Además de amor, hay otras muchísimas cosas que tienen que ser tenidas en cuenta. En una relación de pareja, el amor es muy importante pero no es lo único que nos va a garantizar el éxito y la continuidad de la relación. Toma nota de todas las otras cosas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir pareja, sana y acorde a nuestras necesidades.

Hay que tener en cuenta tu carácter y el de tu pareja: Debe ser compatible.

Después del enamoramiento inicial hay que convivir con nuestros caracteres y nuestras necesidades particulares y es ahí donde empiezan los problemas.

Una relación de pareja sana sacará lo mejor, de ti nunca lo peor.

Solo con amor resultará difícil mantener la relación. Una relación de pareja saludable es aquella que nos impulsa a querer ser mejores personas y que saca de nosotros nuestra mejor versión. Cuando conocemos a alguien decimos cosas cómo:” esta persona saca lo mejor de mí” o ” esta persona saca lo peor de mí”, y en realidad lo que ocurre es que esa persona nos refleja a nosotros, nos hace de espejos y nos permite ver tal y como somos: La parte que nos gusta, la que no nos gusta y la que ni siquiera sabemos que tenemos.

Tienes que sentir que tu pareja te hará crecer y mejorar.

Su función es, entre otras cosas, que veas una “mejor versión de nosotros” o “una peor versión”. El amor que sentimos por esa persona y las ganas de permanecer a su lado nos debe dar la energía suficiente para querer convertirnos en esa mejor versión.

Hay que ser honesto y humilde para reconocer los errores e intentar enmendarlos.

Crecer y mejorar día a día en pareja no es fácil. Cuando los conflictos del día a día nos provocan desencuentros en la pareja, sale a relucir nuestra peor versión. Es entonces cuando se requiere valor y honestidad para reconocer nuestra parte de responsabilidad en el desencuentro y estar dispuestos a transformar esa parte de nosotros para evitar así conflictos en el futuro.

Eso no siempre resulta fácil, hay que ser valiente para hablarlo sin tapujos, porque el diálogo acerca posturas de un lado y de otro. Hay que dialogar siempre.

Cómo detectar una relación insana

Pero también hay relaciones insanas que nos hacen sentir pequeñas e inseguras, con las que tenemos que tener mucho cuidado. Debes aprender a detectar que esas relaciones no hablan de amor, si no de otro tipo de cuestiones que esconden carencias afectivas que hemos tenido en la niñez y que no hemos resuelto como adultos.

 El resultado es que se crean apegos emocionales insanos y relaciones muy peligrosas que pueden llegar a tener desenlaces muy dolorosos. Es importante cultivar una buena relación cómo saber cuando estamos ante una relación ‘insana’ ya que nos puede hacer mucho daño. Si actúas con miedo, si te sientes pequeña, insegura en vez de sentirte feliz y plena, activa las alarmas. Parece algo fácil y lógico, pero a veces es muy complicado detectarlo ya que el amor que sentimos por esa persona hace que estemos disculpando continuamente excusando sus comportamientos.

Cuando nuestro estado de ánimo depende totalmente de lo que haga y cómo se comporte nuestra pareja, estás en peligro emocional de total dependencia. Es una clara señal de estar en una relación insana y desequilibrada.

Diferencia entre amor sano y amor insano

Una relación de pareja es algo muy complejo. Es un milagro que sucede de forma mágica y nos da la energía que hace que nos sintamos plenos y felices. Por eso es algo que tenemos que cultivar y alimentar cada día como parte de nuestras rutinas.

Amor sano: Es el que no hace daño, es fácil y fluye de manera natural produciendo felicidad.

Amor insano: Es aquel que nos va pagando poco a poco convirtiéndonos en una sombra de lo que realmente somos. Si te ves reflejado en alguna de estas señales no dudes en hablar de ello con alguna persona de confianza y pedir ayuda profesional. Si somos capaces de detectar a tiempo una relación insana estaremos ahorrándonos mucho sufrimiento innecesario.

9 señales para detectar una relación insana

  • Familia y amigos: Te sientes mal cuando pasas tiempo con tus amigos o familia porque tu pareja se molesta y te lo hace ver.
  • Redes sociales y teléfono: Investiga en tus redes sociales y te mira el teléfono con la excusa de que una pareja tiene que tener plena confianza el uno en el otro, generalmente la necesidad de mirar su móvil y redes sociales.
  • Toma de decisiones: Planifica vuestra vida sin pedirte opinión y toma decisiones importantes que os afecta a los dos sin preguntarte qué te parece.
  • Desconfianza: Se enfada cuando pasas tiempo con alguien del sexo opuesto haciéndote sentir culpable y obligándote a no ver más a esa persona. Y también fomenta en ti desconfianza cuando él está con alguien del sexo opuesto, sin contarte las cosas claramente. Muchas veces, también te hace creer que te oculta cosas, solo para hacerte sentir insegura.
  • Forma de vestir: Ridiculiza tu forma de vestir comparándote con otros e intenta cambiar tu estilo.
  • Discusiones: Siempre cedes tú en las discusiones porque si no pasará días sin hablarte.
  • Fallos y errores: Siempre te está recordando los fallos y errores, haciéndote sentir torpe.
  • Falta de confianza: Evitas contarle cosas personales porque no te sentirás comprendida ni apoyada.
  • Hablar del pasado: Te habla constantemente de otras parejas de su pasado haciéndote sentir insegura generando en ti la necesidad de compararte con ella.

¿Te ha gustado el artículo? No olvides compartir!!

Puntúa el artículo