Si estas preocupado por tu salud y la salud de tu corazón es importante que tomes nota de estos hábitos clave para estar sano y fuerte.

No solo basta con hacer ejercicio y seguir una dieta saludable, sino que, hay más cosas que puedes hacer y están a tu alcance.

Actualmente, el infarto sigue siendo la primera causa de muerte entre los varones, pero lo cierto es que cambiar algunos hábitos de vida puede reducir hasta un 90% la posibilidad de sufrir uno.

Pasos para aumentar la salud en el corazón

Sigue estos pasos y en pocas semanas empezarás a notar cambios físicos notables. Sabemos que es muy duro al principio pero la mejora de calidad de vida y tu salud lo agradecerán!

1. Deja de fumar

Los daños del tabaco son “reversibles” si se abandona el hábito antes de los 40. Pasada esa edad, el cuerpo no se sigue deteriorando, pero los daños son irreversibles, los fumadores tienen 3 veces más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular que el resto de la población.

La posibilidad de padecer un infarto es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y el número de años que llevas fumando.

2. Haz deporte

Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El ejercicio reduce la necesidad de oxígeno y la tensión arterial. Se aconseja realizar ejercicio aeróbico de 3 a 5 veces por semana en sesiones superiores a 30 minutos.

El ejercicio ha de ser de intensidad moderada, pero has de ser constante en su práctica.

3. Relájate

Además de aliviar el estrés, la práctica de la meditación podría reducir la respuesta al dolor del cerebro hasta en 50%, según sugiere un reciente estudio.

Regalarte unos minutos de relajación y meditación ayudara a reducir los riesgos de sufrir un infarto.

4. Toma probióticos

La acumulación de miles de millones de bacterias en el tracto gastrointestinal es necesaria para la digestión, fortalece el sistema inmune y regula la inflamación.

Sin embargo, desequilibrios en los niveles de bacterias pueden derivar en problemas como el síndrome del colon irritable e incluso provocar un ataque cardíaco.

5. Acaba con la apnea del sueño

Reducir los niveles de adrenalina, cortisol y el riesgo de enfermedades del corazón se puede conseguir durmiendo lo suficiente.

Pero no basta con dormir 7 horas, hay que mantener unos hábitos de sueño saludables. Se calcula que la apnea afecta a más de 18 millones de personas en el mundo y los problemas que derivan de ella pueden ser mortales.

La apnea del sueño aumenta el riesgo de hipertensión resistente, lo que incrementa el riesgo de enfermedades cardíacas.

Si sufres insomnio te recomendamos leer este artículo.

6. Ve al dentista

Lavarte los dientes al menos 3 veces al día y usar hilo dental es fundamental para prevenir la gingivitis… Y también un ataque al corazón.

La boca contiene bacterias que pueden ser beneficiosas o dañinas para los vasos sanguíneos y, en consecuencia, para el corazón. Acude al dentista al menos una vez al año para una revisión rutinaria.

Consejo: también puede solicitar una prueba de ADN oral para conocer qué bacterias tienes en la boca y en qué cantidad.

7. Controla el colesterol

En un análisis de sangre común puedes observar el colesterol total y los triglicéridos.

Sin embargo, si tienes hipertensión, diabetes, sobrepeso, llevas una dieta pobre, eres sedentario o tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, solicita que te analicen los niveles de partículas LDL y apolipoproteina B. Son las 2 mejores medidas para descubrir tu riesgo real de ataque al corazón relacionado con el colesterol malo.

8. Revisa la homocisteina

Si tu analítica muestra deficiencias en vitaminas B6 y B12 o en ácido fólico puede ser que tengas altos los niveles de homocisteína, un aminoacido azufrado, lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Consejo: Un suplemento vitamínico del grupo B puede ser suficiente para paliar el problema.

9. Come picante

Una investigación asegura que incluir comida picante en tu dieta al menos una vez a la semana reduce significativamente el riesgo de morir como consecuencia de enfermedades del corazón.

La razón es la capsaicina, el compuesto responsable de que la comida pique.

¿Os han gustado los consejos de nuestro artículo? Comparte en tus redes sociales y comparte esta interesante información a más gente! 🙂