Aunque el echarse una siesta puede en un primer momento estar mal visto, como veremos a continuación, puede ser uno de los hábitos más saludables que puedes tener en el día a día.

¿Quién se echa la siesta es un mal trabajador?

Como veremos a continuación la siesta trae muchos beneficios para la productividad, y empresas como Google lo tienen casi implantado entre sus empleados. De hecho dejan en sus oficinas un lugar para que puedan echarse una breve siesta o como lo llaman ellos “power nap“.

¿Es necesaria?

El cuerpo humano es sabio y no pude dormir por capricho. Al menos, eso dicen los científicos y recientes estudios.

Se ha demostrado que echarse la siesta tiene muchos beneficios para la salud y el estado de ánimo.

Aquí os dejamos los más importantes para que hoy después de comer empecéis con vuestra siesta.

Los 6 beneficios demostrados de echarse una siesta

1. Mejora del rendimiento cognitivo

Según un estudio de la Universidad de Adelaida, en Australia, la siesta mejora el rendimiento cognitivo.

2. Mejora de la presión arterial

Una reciente investigación y describe como beneficio la siesta para la presión arterial. Las personas que se echan la siesta tienen, de media una tensión un 5% más baja que quienes no lo hacen.

3. Mejora tu memoria

La memoria también se ve afectada gracias a la siesta según un estudio reciente de Alemania.

4. Reduce errores

Para la Fundación Nacional para el sueño de Estados Unidos la siesta puede restaurar el estado de alerta, mejorar el rendimiento y reducir los accidentes y errores.

5. Incrementa la concentración

Javier Puertas vicepresidente de la Sociedad Española de Sueño, asegura que la mejora de la concentración está también ligada a echarse una siesta. Al mismo tiempo aumenta la inteligencia emocional.

6. Mejora del rendimiento

Eduard Estivill, de la Clínica del Sueño, asegura que la siesta mejora tu rendimiento por la tarde entre un 10 y un 12%, al mismo tiempo también mejora el Estado físico.

Cómo es la siesta recomendada

En lo que coinciden numerosos estudios es que la siesta ideal tiene que ser corta.

Es lo que llamamos sueño superficial.

Esta es la primera fase del sueño y que suele durar entre 15 y 25 minutos. Si duermes 45 minutos es probable que tu cerebro entre la fase profunda del sueño y te levantarás con la cabeza mucho más espesa.

¿Te ha gustado el artículo? en ese caso te agradeceríamos MUCHÍSIMO que compartieras con tus amigos en redes sociales. Haz clic sobre el icono de tu red social favorita.