Mediante el empleo de bicicletas estáticas se combina un entrenamiento aeróbico y anaeróbico que beneficia doblemente la salud. Sirve para trabajar principalmente los músculos del tren inferior, pero también otros grupos asociados, y es ideal para adelgazar, tonificar y reducir el estrés.

La música y la pantalla están listas, el instructor está en su lugar. Ello indica que los alumnos atentos, con su botella de agua a mano, comenzarán a pedalear en cualquier momento durante aproximadamente 45 minutos.

Qué es el Spinning

Esta modalidad, spinning (o indoor cycling), consiste en pedalear sobre una bicicleta fija a la cual se agregan diversos cambios de ritmo marcados por la música, los gritos del instructor y la pantalla que indica el peso o resistencia y la velocidad a la que hay que pedalear, lo cual la convierte en un completo entrenamiento, y a veces, bastante exigente.

Es un ejercicio aeróbico donde se trabajan principalmente los músculos del tren inferior: glúteos y piernas, pero también otros grupos de músculos asociados haciéndolo un ejercicio muy completo, ideal para adelgazar y tonificar el cuerpo de forma general. Además, combina este ejercicio con períodos más cortos de mayor intensidad que trabajan a nivel muscular (anaeróbico).

Al practicarse en grupo, con música y un instructor, es un ejercicio que no resulta aburrido y de hecho es sumamente activo. El ciclista y profesor norteamericano Jonathan Goldberg fue quien creó esta modalidad en 1992. Desde entonces miles de personas lo han incorporado como una buena opción para ejercitarse y mantenerse en forma.

Tonificar los músculos

Durante la práctica de spinning, principalmente se ejercitan piernas y glúteos, con la consecuente tonificación general de esta zona. Pero también se trabaja otra serie de músculos asociados, como dorsales, lumbares o trapecio.

Además, se incluyen ejercicios de brazos (bíceps, tríceps) y abdominales. Por ejemplo, un ejercicio consiste en pedalear a fondo y mantener los abdominales contraídos.

En cada sesión, la música es el hilo conductor que permite la comunicación entre el instructor y los alumnos, y será la que marque, en todo momento, la intensidad y la velocidad de la clase, que pedaleará durante unos 45 minutos por trayectos y rutas imaginarias al ritmo de la música y la pantalla. De este modo, se combinan diferentes tipos de ritmos: fuerza y resistencia en una subida, o control y velocidad en una bajada.

Cabe señalar que las sesiones comienzan con un calentamiento general del cuerpo y concluyen con ejercicios de estiramiento. Ambas fases son imprescindibles y necesarias para el correcto desarrollo del ejercicio: tanto para calentar el cuerpo previamente y activar la circulación sanguínea, como para relajar los músculos para evitar posibles lesiones posteriores y optimizar el rendimiento del ejercicio.

Beneficios

En primer lugar, es una actividad ideal para adelgazar, dado que, como todo ejercicio aeróbico, activa el metabolismo de forma que se consuman las grasas de reserva como fuente de energía.

Asimismo, gracias al aumento de la masa muscular se potencia este consumo de grasas y se eliminan toxinas, porque a mayor masa muscular, mayor consumo calórico en reposo y menor acumulación de grasas. Otros beneficios son:

  • Dado que estimula la circulación, previene la retención de líquidos, con lo cual las toxinas y adipocitos acumulados son movidos hacia las vías de eliminación del cuerpo. Como resultado, favorece la desaparición de la celulitis, en casos de fases tempranas.
  • Cada sesión consta de intervalos en los que la respiración tiene un papel muy importante, por lo cual es un excelente ejercicio pulmonar y cardiovascular. En toda clase los cambios de ritmo combinan momentos de esfuerzo aeróbico con otros anaeróbicos, lo que permite al corazón adaptarse a ambas situaciones y bombear más limpiamente.
  • Mejora la circulación en la distribución de la sangre y su retorno, y en este sentido previene la formación de várices.
  • Ideal para reducir la presión arterial y los niveles elevados de colesterol.
  • Fortalece músculos y huesos. Es un excelente remedio en casos de dolores musculares y contracturas y, además, los huesos se fortalecen y ganan mayor protección ante traumatismos (ideal para quienes padecen problemas como osteoporosis). Este fortalecimiento muscular y óseo permite también que el cuerpo gane en equilibrio postural y se mejore la coordinación motriz, evitando así caídas y otro tipo de lesiones.
  • Brinda tonificación y definición muscular en general.
  • La postura y el ejercicio en la bicicleta permiten trabajar las lumbares, el trapecio y los dorsales. Esto favorece una mayor fuerza en la espalda, elimina dolores posturales y corrige la postura natural de la espalda.
  • Tonifica piernas y glúteos, por el pedaleo constante, sumado a los cambios de ritmo.
  • Brinda potencia a los bíceps y tríceps, al aumentar su fuerza, resistencia y elasticidad.
  • Según la intensidad y fuerza de cada sesión, se trabajan los abdominales, al contraerlos al momento del pedaleo.
  • Aumenta la autoestima.
  • Relaja y reduce el estrés. Después del ejercicio, el cuerpo gana relajación y un mayor equilibrio mente-cuerpo. Ello se debe a que durante la práctica se liberan miles de endorfinas que ayudan a combatir la depresión, la ansiedad y los estados de ánimo bajo.
  • Promueve un descanso placentero.
  • Favorece la socialización, dado que se practica en grupo.

¡Comparte en redes sociales si te ha parecido interesante!