¿Tienes problemas con la caida del cabello? ¿Te gustaría que estuviera más fuerte? En ese caso aquí os dejamos las tres vitaminas con las que notarás con cambio en el brillo, intensidad y cuerpo del cabello.

Vitamina A

Sin ella la piel se vuelve seca y frágil. Debe controlarse su dosificación ya que la sobredosis puede provocar reacciones inflamatorias a nivel de las raíces del pelo.

Sólo puede haber sobredosis de Vitamina A con las vitaminas de síntesis (fármacos). Fuentes: zanahorias, perejil, almendras, cereales integrales, espinacas, frutas rojas, carne roja, pescado, leche, mantequilla, yema de huevo.

Vitamina B 

Son las más importantes para el cabello. Entre ellas, se conoce mejor la actividad del ácido pantoteico o B5, que favorece el rebrote, en algunos casos.

El ácido pantoteico se encuentra en la yema del huevo, el hígado, las nueces, las avellanas, los cacahuetes, la leche, el yogur y la levadura. Las necesidades del hombre adulto se estiman entre 0,05 y 0,5 grs diarios. La vitamina B sólo provoca trastornos por insuficiencia.

Un buen funcionamiento de nuestro hígado es indispensable para su asimilación. La clara de huevo cruda puede jugar el papel de una antivitamina B8 (Biotina), cuya carencia puede provocar seborrea. Por ello es aconsejable consumir los huevos pasados por agua (generalmente, 3 minutos de cocción bastan).

Vitamina K 

Posee un poder bactericida sobre la flora microbiana del cuero cabelludo. Fuentes: repollo, coliflor, espinacas, aceite de soja, apio en ramas, lechuga, perejil.

Si ha gustado no olvides darle a tu red social favorita!

Puntúa el artículo